Breve comunicado sobre la noticia de la sentencia del TSJPV

Nos acabamos de enterar por la prensa de que el TSJPV ha desestimado el recurso contencioso administrativo presentado por Ekologistak Martxan contra Estudio de Detalle aprobado por el Ayuntamiento de Bilbao en la parcela de la escuela de magisterio BAM. Nos gustaría desde la asociación vecinal por un Abando Habitable y Saludable poder valorar la sentencia en detalle, pero no podemos, porque hasta mañana jueves las partes no tendrán acceso a la misma. Una vez analizada se valorará la posibilidad de presentar recurso ante el Tribunal Supremo.

  • Las obras del derribo del antiguo edificio de la escuela de magisterio BAM, junto con la posterior excavación de 5 plantas de sótano y la construcción del proyecto obispal, siguen suponiendo una amenaza para la salud, sobre todo si se llevan a cabo durante la actual pandemia. El polvo y el ruido impedirían la correcta ventilación de las aulas del colegio, principal medida para evitar los contagios de COVID-19.
    El Ayuntamiento sigue mostrando su inacción y no ha respondido todavía a las alegaciones de Abando Habitable y AMPA Cervantes IGE sobre al estudio de impacto acústico presentado por la empresa constructora, plagado de errores e incoherencias (ver alegaciones).
    En definitiva, que mantener el plan de las obras de derribo en la situación actual de pandemia es un disparate. 
  • Con y sin sentencia favorable la operación Obispado-Murias-Mutualia es un pelotazo inmobiliario posible gracias a la recalificación del ayuntamiento de Bilbao.

Inacción municipal ante los problemas del derribo y construcción obispal en la parcela de BAM

Acabamos de conocer el nuevo informe del Área de Urbanismo del ayuntamiento de Bilbao al respecto del estudio de impacto acústico de las obras de demolición y construcción del Obispado de Bilbao en el solar de BAM. 

Recordemos que el Ayuntamiento exigió el estudio de impacto acústico con carácter previo a la concesión de la licencia de derribo, estudio que la constructora Murias presentó el 12 de noviembre. Desde entonces, además de las alegaciones al estudio presentadas desde la AMPA del CEIP Cervantes y la asociación Abando Habitable, la Subárea de Sanidad Ambiental e Higiene Urbana de Bilbao presentó su informe el 17 de diciembre, donde se limitaba a solicitar la presentación de un cronograma de las obras.

Con el último informe del Área de Urbanismo el ayuntamiento se reafirma en su decisión de no tomar medida alguna para defender la salud de la comunidad escolar durante el derribo, solicitando únicamente la presentación de un cronograma de las obras. Como ya dijimos en nuestras alegaciones al estudio de impacto acústico, los plazos indicados en el mismo eran erróneos y deben ser corregidos. Si no se tiene esto en cuenta el cronograma solicitado se convierte en un ejercicio inútil. 

Pero lo más preocupante, como explicamos más adelante, es que el ayuntamiento parece dar por bueno que durante las obras se vayan a incumplir los niveles de ruido establecido por la normativa. A continuación recogemos las consideraciones más relevantes que se extraen de este último informe:

  • Nada nuevo: El informe no aporta nada nuevo, se limita a confirmar la necesidad de aportar un cronograma de obras que ya solicitó la Subárea de Sanidad Ambiental. No valora la validez de las medidas correctoras propuestas por la constructora en el estudio de impacto acústico, simplemente las enuncia. Del mismo modo, en cuanto a las medidas contra el polvo, se remite a las medidas que ya recogía otro informe de la propia Subárea de Licencias de obras del 6 de octubre. 
  • No se valora el estudio de impacto acústico: se mencionan las preocupaciones presentadas por las familias de alumnos del Cervantes, pero no se valora desde la propia área de licencias los problemas que las obras pueden ocasionar. 
  • No se cumple la normativa de ruido: Recordemos que el estudio de impacto acústico solicitaba “la suspensión de forma temporal del cumplimiento de los objetivos de calidad acústica durante la realización de éstas” porque según el propio estudio se superaban los límites legales establecidos tanto para las viviendas como para el colegio. Los informes no dicen nada a este respecto.
  • No tiene en cuenta las alegaciones presentadas por AMPA Cervantes y la asociación vecinal Abando Habitable, que se presentaron el 22 de diciembre, 5 días después de que se publicara el informe del Subárea de salud ambiental. 
  • Prisas: el informe del Subárea de salud ambiental que solicitaba el cronograma se presentó el 17 de diciembre. Ese mismo día se publicó el informe de la Subárea de Licencia de obras pidiendo el cronograma solicitado. La prisa no es buena si no permite analizar los estudios e informes presentados en profundidad. La salud está en juego. Todo va deprisa si hay interés.

Desde la comunidad escolar estamos muy preocupados, tenemos razones para estarlo. A los informes precipitados y vacuos presentados desde las distintas áreas del Ayuntamiento, hay que añadir la poco alentadora respuesta del Alcalde Juan María Aburto, cuando hace poco se le preguntó por esta situación y sobre las medidas correctoras presentadas por la constructora, en la entrevista que concedió a Radio Bilbao (Cadena SER): “Hay colegios que están teniendo obras en su entorno y no está habiendo una gran dificultad, confiemos en que también en este caso se adopten las medidas correctoras para que la actividad educativa pueda realizarse de la mejor manera posible”. Todavía no sabemos a qué obras se refiere.

Minuto 24:41 https://youtu.be/PUlmXP50jbU?t=1481 )

Si desde el consistorio se da por buena la medida de parar las obras 10 minutos cada hora para posibilitar la ventilación, es que no han entendido cuál es una de las principales medidas para prevenir la propagación de la COVID-19: la renovación de aire constante en las aulas.

El estudio de impacto acústico demuestra que la obra es incompatible con la ventilación

Nota: al final de este artículo se incluyen todos los documentos referenciados.

En el barrio de Abando, Bilbao, el Obispado tiene previsto demoler el antiguo edificio de la escuela de magisterio BAM y construir su sede diocesana y la clínica Mutualia. Para conceder la licencia de derribo el Ayuntamiento de Bilbao solicitó inicialmente el preceptivo estudio de impacto acústico. 

Debido a las reclamaciones de las familias de la escuela pública CEIP Cervantes HLHI, y a su presencia en el Pleno Municipal de octubre, el ayuntamiento solicitó a la constructora que en el estudio de impacto acústico se tuvieran en cuenta las especiales condiciones sanitarias que afectan al Colegio Cervantes y que propusiera «medidas correctoras que permitan compatibilizar las obras de derribo con las necesidades de ventilación de las aulas”.

La empresa constructora, Construcciones Murias, presentó su estudio de impacto acústico que proponía como medida principal que “las tareas ruidosas cesarán a todas las horas en punto desde las 10:00 horas a las 16:00 horas (ambas incluidas), durante diez minutos, para que en dicho centro educativo sea posible realizar una correcta ventilación periódica de las aulas, evitando así unos niveles de ruido elevados en el interior del centro, así como la generación de polvo en el ambiente”. 

Además, solicita “la suspensión de forma temporal del cumplimiento de los objetivos de calidad acústica durante la realización de éstas” porque según el estudio se superan los límites legales establecidos tanto para las viviendas como para el colegio. En las conclusiones del estudio se dice que “las tres fases de la obra supondrán una generación de niveles de ruido que pueden superar los objetivos de calidad acústica indicados por el Decreto 213/2012 y los valores límite indicados por la Ordenanza Municipal, tanto a nivel de terreno como a nivel de fachada”.

El Subárea de Sanidad presentó su informe sobre el estudio de impacto acústico. En él se indica que “se estima oportuno solicitar a la empresa contratada la elaboración de un cronograma que prevea que las actuaciones de obra, con mayor emisión de polvo en suspensión y ruido se ejecuten, en la medida de lo posible, en horario no lectivo, coordinadas de manera conjunta, entre Dirección de Obra y la Dirección del Centro escolar”. 

La AMPA del CEIP Cervantes HLHI y la Asociación vecinal Abando Habitable consideran que las medidas propuestas por Construcciones Murias son insuficientes. Han presentado en sede municipal un listado de alegaciones que muestran las contradicciones con documentos antes presentados por la propia constructora y las incongruencias del estudio de impacto acústico presentado así como otras cuestiones que no han sido consideradas en el informe municipal. Ello debería obligar como mínimo a su reelaboración.

Ambas asociaciones también han solicitado un estudio sobre el polvo o partículas en suspensión que generarían las obras para conocer con exactitud las consecuencias de esta obra en la salud, ya que la petición del preceptivo estudio de impacto acústico solicitado no hace mención específica a este respecto. Piden que se considere la necesidad de ventilación en espacios cerrados, haya o no una pandemia, sobre todo en las aulas de la Escuela Cervantes donde los alumnos pasan la mayor parte del día.

Observaciones presentadas

Este es un resumen de las alegaciones presentadas. Puedes descargar el documento completo al final de este texto.

A. Contradicciones

En relación a la duración de las obras recogida en el estudio de impacto acústico, es incorrecto el cálculo de que la fase 1 de las obras, -donde se incluye la demolición de la BAM y la cimentación, excavación y estructura-  durará 12 meses, ya que, si se atienden a otros datos suministrados por la propia empresa constructora, tendrían una duración, como mínimo de 19 meses. En total, el informe habla de dos años y dos meses de duración de las tres fases de la obra y la información de la constructora lo amplía a tres años y cinco meses. Por lo tanto, tienen que recalcular los plazos y presentar nuevamente el estudio de impacto acústico contemplando estas modificaciones.

Comparativa de duración de obras según estudio de impacto acústico y según otros documentos presentados por la constructora y tiempos estimados. *Al no disponer de otros tiempos estimados alternativos a los del estudio de impacto acústico para las fases 2 y 3 hemos modificado los tiempos originales multiplicándolos por el mismo factor que la infraestimación de la fase 1: ~1,58, resultado de dividir 19 meses entre 12 meses.

El ejemplo de las obras del edificio de la Fiscalía, no lejos de allí y con el mismo tipo de suelo, arroja algo de luz sobre las estimaciones planteadas por Construcciones Murias. Solamente teniendo en cuenta las fases de derribo del edificio existente y la excavación supusieron 3 años y dos meses, cuando la duración estimada para TODA la obra según la licencia era de 36 meses. Según el estudio de impacto acústico de Murias la cimentación, excavación y estructura se harían en 9 meses (!) en una parcela 5 veces más grande. Creemos que esta es una infraestimación mayúscula: una obra 5 veces más pequeña, sin haberse construido la estructura bajo rasante, llevó ¡38 meses!

En el estudio también hay contradicciones en torno a cuestiones como el horario de trabajo o la maquinaria a utilizar y, por otra parte, las medidas correctoras que se plantean son irrealistas e insuficientes y no tienen en cuenta la necesidades de la comunidad escolar de la escuela Cervantes, de las familias y de los vecinos del barrio. Y no solo eso, sino que no hay compromiso de cumplirlas por parte de la empresa constructora.

B. Ventilación

No se está teniendo en cuenta que en el colegio Cervantes hay dos patios al aire libre en los que se realiza actividad docente en horario lectivo y en los que, al no tener ventanas, se sufriría más el impacto generado por las obras.

En el estudio tampoco se ha considerado que, debido a la emergencia sanitaria por la pandemia del Covid y a las recomendaciones del Ministerio de Salud y el Gobierno Vasco, el centro escolar se ha dotado de un plan de contingencia que obliga a tener las ventanas continuamente abiertas.

Su solución es cesar las tareas ruidosas durante diez minutos cada hora para tratar de compatibilizar las obras con la necesaria ventilación en las aulas, una medida insuficiente porque los expertos y los estudios científicos recomiendan una ventilación continua y mantener las ventanas abiertas todo el tiempo posible.

C. Ruido

En el informe no se alude al hecho de que las condiciones acústicas variarán a medida que cambie el tipo de roca y hay que tener en cuenta que el taladrado en la roca supondrá una de las fases más ruidosas de la obra pero ni se menciona.

Tampoco se calcula en el estudio el impacto que tendrá el tráfico de camiones para retirar el material excavado y tampoco se contemplan los objetivos de calidad acústica en interiores.

También consideramos irreal la posibilidad de utilizar la medida del apantallamiento para máquinas de grandes dimensiones con objeto de reducir el ruido.

Documentos

Demoler es incompatible con ventilar

Por la defensa de la salud de los niños y vecindario

En octubre el gobierno municipal de Bilbao votó en el pleno contra la propuesta de la AMPA Cervantes que proponía posponer las obras de demolición que el Obispado quiere realizar frente a nuestra escuela. Consideramos que dada la actual situación de emergencia sanitaria, el ruido y polvo del derribo harían imposible la correcta ventilación de las aulas y, por tanto, aumentaría el riesgo de contagio de COVID-19.

Dos días antes del pleno, gracias a las alegaciones de las familias del Cervantes, el ayuntamiento requirió a la constructora Murias-Urbas que el preceptivo estudio de impacto acústico incluyera medidas correctoras para compatibilizar el derribo con la obligada ventilación durante la pandemia. Sin embargo, creemos que no es posible corregir con medidas paliativas el impacto de la demolición en unas aulas con las ventanas necesariamente abiertas a 12 metros de las obras. La única solución posible es exigir que las obras no coincidan con el curso escolar. 

A dos manzanas de allí, el conflicto por las interminables obras del edificio de la Fiscalía nos adelanta un futuro que queremos evitar. Los vecinos han emprendido acciones legales por la inacción municipal ante la superación de los niveles de ruido permitidos, en una excavación que ha durado 3 años. Tras la demolición, el obispado pretende realizar una excavación igual, y su parcela es 5 veces la de la Fiscalía en el mismo tipo de terreno rocoso.

El concejal de urbanismo, Asier Abaunza, usó como excusa que se han realizado muchas obras en colegios o cerca de ellos ¡obvio! El único ejemplo que puso de obras ejecutadas durante la emergencia sanitaria fue el del colegio Alemán, cuyas obras empezaron antes de la pandemia y que en ningún caso entorpecen la correcta ventilación. 

El Ayuntamiento y el Gobierno Vasco pueden hacer mucho más si verdaderamente les preocupa la salud de la comunidad escolar y el vecindario. Mientras tanto, el silencio de los implicados en esta operación inmobiliaria, Obispado, Murias-Urbas y Mutualia, es atronador.


Este texto apareció en la sección de cartas de El Correo el 2 de diciembre de 2020.

Cartas al Papa

La dudosa recalificación urbanística de la parcela BAM en beneficio de la diócesis de Bilbao, que trae como consecuencia un gran perjuicio para el barrio y para la Escuela Pública Cervantes, es algo que debemos comunicar al máximo mandatario de la Iglesia católica, el Papa. Por eso os pedimos que le escribáis cartas semejantes al modelo que adjuntamos. La dirección de la Secretaría del Papa es:

Sua Santità Francesco
00120 Città de Vaticano.
Vaticano

Santo Padre:

Desde hace algún tiempo estamos preocupados respecto de una actuación inmobiliaria que se viene desarrollando en la Diócesis de Bilbao, País Vasco, España.

Se trata de la demolición de la Escuela de Magisterio diocesana BAM, un edificio que se encuentra en perfectas condiciones de uso y que tiene un patio de recreo que es el único espacio libre de construcciones en el barrio. En la parcela resultante se quiere construir un gigantesco edificio de ocho plantas y cuatro sótanos.

Nos preocupa, por supuesto, el perjuicio urbanístico que se va a ocasionar al colmatar el último espacio aireado del barrio y por lo que pueda afectar a los niños y niñas de la Escuela Pública situada enfrente, pero también el procedimiento por el que este macro-proyecto se está llevando a cabo, con recalificaciones de suelo sub iudice y correcciones sucesivas de su función. Éstas parecen ocultar una insólita especulación inmobiliaria ajena en todo punto a los principios cristianos.

Por todo ello, le rogamos que inicie una investigación al respecto para que se aclaren los términos de esta operación que ha encontrado mucha oposición entre nuestros colectivos vecinales y diocesanos, así como entre varios profesionales de la arquitectura, la historia y el urbanismo.

Agradeciendo de antemano a Su Santidad la ayuda que pueda ofrecernos, le mando un afectuoso saludo.

En Bilbao, a __ de noviembre de 2020
Firmado

Modifica la carta como quieras.

VECINOS DEL BARRIO DE ABANDO ESCRIBEN AL PAPA FRANCISCO
Solicitan una investigación sobre las obras del Obispado de Bilbao.

Varios vecinos y vecinas del barrio de Abando de Bilbao están  enviando cartas al Papa Francisco mostrando su preocupación por «la demolición de la Escuela de Magisterio diocesana BAM y antiguo Colegio de las Carmelitas de Barraincúa, para construir en la parcela resultante un gigantesco edificio de siete plantas y cuatro sótanos en medio del barrio bilbaíno de Abando”.

En la carta se avisa acerca del  «perjuicio urbanístico que se va a ocasionar al colmatar el último espacio aireado el barrio y por lo que pueda afectar a los niños y niñas de la escuela situada en sus inmediaciones», pero también  muestran su sorpresa por el procedimiento que  se ha utilizado «favoreciendo por medio una recalificación  de suelo sub iudice  la especulación inmobiliaria, algo muy ajeno a los principios cristianos».

Por todo lo cual solicitan  «una investigación al respecto para que se aclaren los términos de esta operación que ha encontrado mucha oposición entre numerosos colectivos ciudadanos, pero también entre varios profesionales de la Arquitectura, la Historia y el Urbanismo, así como de los vecinos y vecinas de la zona”.

Cien años y dos días

Si pudiésemos viajar hacia el pasado, quizás habríamos podido acariciar la corona de nuestras palmeras. En aquellos años, sabemos que su estatura no era mucho mayor que la de las niñas que jugaban en el patio durante el recreo. Ha llovido mucho desde entonces. El paso del tiempo quiso que crecieran para convertirse en un símbolo del barrio. Las palmeras de Abando. No todo el mundo puede presumir de árboles tan longevos, ellas lo sabían, se mostraban erguidas, solemnes, acogedoras. Normal, ¡que testifiquen las aves! No se oyen, ¿dónde anidan ahora?

Ya no están, nuestras dos palmeras se han ido. Las han arrancado. En su lugar: dos grandes y a su vez diminutos boquetes recogen su ausencia y el dolor de la gente, su gente, que durante todos estos meses, muchos meses, hemos hecho lo imposible por evitar lo evitable. No lo hemos conseguido. Es el fracaso del Sistema, el brindis entre el mediocre y la codicia.

Una piña de vecinas y vecinos estuvimos con ellas mientras perforaban la tierra a su alrededor, atravesaban raíces, desenraizaban el resto, las anclaban, las dejaban desplomarse, cubrían su corona, las izaban por encima del muro y de la valla, las depositaban sobre el camión y se perdían en la distancia. Dos días han fulminado el trabajo de cien años. 

Son los tiempos que corren, los gestores que tenemos, la iglesia que nos ha tocado, el puño sobre la mesa. No es la ciudadanía, ni los mayores paseando, ni el sonido de voces infantiles, ni el verde, ni el aire. Tampoco es el cielo. No, esto no es lo que importa y sin embargo es lo más importante. 

P.S. Si quieres despedirte de ellas, acércate al seminario de Derio. Justo al lado, en la campa de la discordia, verás qué solas y descontextualizadas se encuentran. Aún están allí. 

AMPA Cervantes interviene en el Pleno Municipal

Compartimos con vosotros la intervención de 5 minutos en Pleno Municipal de hoy para defender la moción vecinal (más información sobre la moción vecinal) de la AMPA cervantes IGE, en la que se propone posponer la concesión de la licencia de derribo de la parcela de magisterio.

La intervención del presidente de la AMPA del colegio Cervantes en el Pleno Municipal del Ayuntamiento.

Minutaje del vídeo, en el vídeo en youtube puedes fácilmente ir a las partes del vídeo que quieras:
01:19 Presentación AMPA
07:12 PP. Gabriel Rodrigo.
10:30 Elkarrekin Podemos – Ea – Equo. Ana Viñals.
15:30 EH Bildu. Alba Fauarte.
21:00 PNV. Asier Abaunza.
26:40 AMPA segunda intervención.
29:15 PP. Gabriel Rodrigo.
31:10 Elkarrekin Podemos – Ea – Equo. Ana Viñals.
32:52 EH Bildu. Alba Fatuarte.
35:15 PSOE. Yolanda Díez.
37:38 PNV. Asier Abaunza.
40:25 PP. Gabriel Rodrigo.
42:03 Elkarrekin Podemos – Ea – Equo. Ana Viñals.
42:43 EH Bildu. Alba Fatuarte.
45:00 PNV. Alcalde Juanmari Abuto.
45:53 PSOE. Yolanda Díez.
46:54 PNV. Asier Abaunza.
48:53 Votación.

Exposición

Arratsalde on.

La verdad es que nunca pensé que tuviéramos que llegar a esto, a defender en el pleno municipal algo tan básico como la salud de los niños. Tener que elevar la voz sobre algo que parece evidente: el sinsentido que supone permitir demoler un edificio en perfecto estado frente a un colegio en mitad de una pandemia cuando lo que hace falta es ventilar para prevenir contagios de COVID-19.

Vengo en representación de la comunidad escolar de la escuela pública Cervantes, una escuela de infantil, primaria y una haurreskola, para trasladar la indignación, desamparo e indefensión que sufrimos las familias que llevamos a nuestros hijos allí ante la ausencia de respuestas concretas por parte de la Administración. 

Venimos para pedir que se impongan las condiciones necesarias para que la ejecución de las obras de demolición no impidan la correcta ventilación de las aulas.

Primero quiero dar un poco de contexto, resumo brevemente la situación: frente a nuestra escuela el obispado de Bilbao tiene un edificio, que albergaba hasta hace poco la escuela de magisterio BAM. Quiere demolerlo para construir en su parcela la sede de su diócesis y vender casi la mitad del edificio para la clínica privada de Mutualia. Para ello el obispado solicitó la licencia de demolición. No voy a entrar aquí a hablar de la dudosa recalificación del suelo, para eso el asunto está judicializado y con la sentencia a punto de llegar.

Antes de la llegada de la pandemia ya habíamos expresado desde la AMPA nuestra preocupación por lo que podrían suponer para nuestra escuela las obras de demolición, excavación y construcción previstas. El ruido y el polvo de las obras dificultarían o directamente imposibilitarían dar clase.

La situación ha empeorado con la COVID-19: el peligro para la comunidad escolar es ahora mucho mayor. Estamos en mitad de una pandemia, en un emergencia sanitaria y en un nuevo estado de alarma. Los contagios, hospitalizados y, tristemente, los fallecidos aumentan día a día. 

Hace falta tomar medidas excepcionales ante una situación excepcional, pero lo único que oímos a los responsables políticos es que quieren “minimizar la repercusión de las obras previstas”. Sí, esta es la respuesta que hemos recibido muchas familias desde la concejalía de educación: “minimizar la repercusión”. Entended nuestra preocupación ante esas palabras. Otras concejalías, como la de salud, ni se han dignado a respondernos. 

La Escuela Cervantes, como todas, ha desarrollado su protocolo para prevenir la transmisión del coronavirus siguiendo las indicaciones del Gobierno Vasco. Una de las principales medidas para prevenir los contagios, que ya se está convirtiendo en mantra desde diferentes instituciones es la de ventilar, ventilar y ventilar. Todo indica, al menos así lo ha aceptado recientemente el Ministerio de sanidad, que la COVID-19 se transmite por aerosoles, por el aire que respiramos. 

Necesitamos tener las ventanas abiertas y renovar el aire contínuamente. Con unas obras enfrente, esto es imposible, no se pueden cumplir con las condiciones que el Gobierno Vasco impone.

La licencia está a punto de ser concedida. Todo parece indicar que el derribo es inminente.

Si algo hemos aprendido en todo este proceso es que hay que adelantarse a los acontecimientos, hay que prevenir. Por eso venimos aquí ANTES de que se conceda la licencia. Nos diréis que no hacía falta, que ya estáis en ello, pero la administración no está respondiendo. 

La concesión de la licencia es un acto reglado, lo sabemos. La Administración acorde a la normativa vigente no puede no conceder la licencia, pero sí que tiene margen de actuación. Sí que puede “imponer las condiciones necesarias para que la ejecución de las obras no interfiera en la correcta ventilación de las aulas del CEIP Cervantes ni, en general, con las medidas de prevención, higiene y promoción de la salud establecidas por la Administración Sanitaria, el Ministerio de sanidad y el gobierno vasco  para hacer frente a la COVID-19”.

Estos condicionantes tienen que ser lo suficientemente restrictivos para garantizar la ventilación adecuada conforme a las exigencias/recomendaciones que los responsables sanitarios establecen. No valen medias tintas. La salud de toda la comunidad escolar y sus familias está en juego. 

Gracias a las protestas y alegaciones de las familias se han incluido las primeras menciones a la emergencia sanitaria en un informe publicado hace 2 días que exige a la constructora realizar un estudio de Impacto acústico en relación a las necesidades de ventilación. Esto es una buena noticia, pero nada se dice sobre el problema del polvo de las obras, el tráfico, si el momento de realizar las obras coincide con el periodo escolar o menciona siquiera el horario lectivo. Todos son dudas a las respecto. Además, las medidas que se adopten tendrán que combinar las necesidades de ventilación del colegio con las de los propios vecinos de la zona. Necesitamos respuestas claras.

Quiero señalar ahora un tema relacionado: las trabas y dificultades que estamos teniendo para acceder a la información que obra en los expedientes municipales. Venimos al pleno habiendo podido consultar el expediente y los informes que contiene… hace unas horas!!!! Un expediente que solicitamos hace casi un mes, el 1 de octubre. No es el objetivo de mi intervención, pero no quería dejar de mencionarlo, ponerlo de manifiesto.

No exageramos al hablar del ruido y polvo tenemos un ejemplo muy cercano. A 200 metros está en curso una obra similar a la que se pretende realizar en la parcela del obispado: el edificio de la Fiscalía. Entre derribo y excavación llevan más de 3 años, acumulando retrasos, en un suelo de roca, como el de la parcela del obispado. Con  un ruido insoportable alcanzando los 95 decibelios muchas veces. Con mucho polvo. Los vecinos preparan acciones judiciales después de lo que han sufrido y de la inacción municipal. Representa el futuro que no queremos.

En manos del pleno municipal está el actuar para evitar el desastre epidemiológico que pueden suponer estas obras frente a la escuela Cervantes.

A las alegaciones de los diferentes partidos, tanto partidarios como detractores, se les respondió brevemente, diciendo:

El ayuntamiento tiene como norma hacer cumplir la legislación, pero a la vez también puede hacerla conciliar con las condiciones actuales, con la situación de emergencia sanitaria. 

No obstante, reducir un problema que tiene que ver con la salud pública, además de la de  un colectivo vulnerable como es el de niños, niñas, muy pequeños y hasta bebés, a un mero problema de carácter administrativo es, cuanto menos, discutible. 

En este punto, no merece la pena entrar a valorar además, el recorrido que nos ha llevado a este “momento administrativo”, entre ellos, el cambio del uso del suelo realizado ex-profeso en 2018, pero quizás sí conviene recordar que, si a unos les asiste el hecho de que se trate de un acto reglado frente al que poco o nada puede hacerse, a otros nos asisten otras herramientas como la prevalencia del interés público sobre el privado, las normas sobre prevención de riesgos, y, el más grave, la prevención de un delito contra la salud pública, repito, de niños y bebés; hablamos de cunas y carritos a escasos 20 metros de un derribo monstruoso.

Tienen/tenemos la oportunidad de dar un paso al frente y convertir la paralización de las obras en una insignia del ayuntamiento. Desde la responsabilidad política, les pedimos que valoren el coste a todos los niveles de este proyecto de cara a la confianza de la ciudadanía y la indignación que supondría cualquier daño a un menor. En lo personal, si nos permiten, les pedimos que miren a nuestros hijos como a los suyos propios; Nuestros hijos, son, los amigos de sus sobrinos, sus nietos y de sus propios hijos. Eskerrik asko.

Marcha contra el derribo del edificio de BAM (antiguo colegio de las Carmelitas)

Vídeo de la marcha del 20 de octubre 2020: No al derribo.

El próximo martes 20 de octubre de 2020 a las 16:45h tendrá lugar una marcha para exigir a los responsables de la operación especulativa – Obispado, Ayuntamiento, Murias y Mutualia – que paren el derribo del edificio del BAM.

A la reivindicación de la parcela del BAM como última posibilidad de un parque de proximidad para el barrio, se suma el riesgo que, para la salud de los vecinos y de los niñ@s del Colegio Cervantes, puede derivarse del derribo en el actual contexto de alarma sanitaria originado por el Covid-19. Una demolición frente a la escuela impediría el correcto ventilar de las aulas con el consiguiente peligro de contagio.

La marcha comenzará en la esquina de la calle Lersundi con Heros y transcurrirá a lo largo de esta última hasta la sede que Mutualia tiene en la calle Henao.

Ahora más que nunca, ante la inminencia del comienzo de las obras del derribo, necesitamos la participación de tod@s.

Os esperamos.

Resumen informativo #1: Paremos el derribo

Sois muchos los que nos preguntáis en qué momento de tramitación se encuentran las obras de demolición del edificio de la escuela Begoñako Andra Mari (BAM) o cómo avanza el recurso contra el Estudio de Detalle ante el TSJPV. Desde la Asociación Abando Habitable vamos a publicar periódicamente un resumen informativo con los acontecimientos más relevantes que vayan teniendo lugar en torno a la operación iunmobiliaria Obispado–Murias–Mutualia. 

El curso 2020-2021 comenzaba con nuestras dos palmeras fuera de la parcela del BAM, ya recolocadas en su nueva ubicación en Derio. En octubre el Obispado no ha parado su poderosa maquinaria y los trámites administrativos de la operación avanzan: las obras de derribo están muy próximas. El Obispado ya ha presentado ante el Ayuntamiento los avales requeridos y el próximo paso en el expediente es la concesión de la licencia de derribo. Por todo ello, estas próximas semanas vamos a intensificar aún más si cabe nuestros esfuerzos para paralizar el derribo: incluímos, asimismo, referencia a las dos próximas acciones. ¡Animaos y participad!

Actuaciones y hechos relevantes

  • Concentración “Nuestra escuela en peligro” de AMPA Cervantes. 21 de septiembre. Mailing desde el AMPA al Ayuntamiento, al Obispado y a todas las unidades pastorales, vicarios, secretarías e instituciones diocesanas solicitando, respectivamente, la no concesión de la licencia y el retraso de ésta. Ver fotos de la manifestación en la web de la AMPA.

  • Moción de urgencia ante el Pleno del Ayuntamiento solicitando la posposición del derribo del edificio del BAM con objeto de defender la salud pública de las niñas y niños del Colegio Cervantes. 23 de septiembre. Presentado por Elkarrekin Podemos en el Ayuntamiento.
    La moción no prosperó, ya que el equipo de Gobierno del Ayuntamiento no consideró el tema de derribo una cuestión de urgencia.

  • Solicitud de la AMPA Cervantes de turno popular en el Pleno del Ayuntamiento de Octubre. Se insta a la Junta de Gobierno a posponer la concesión de la licencia de derribo del edificio del BAM y, en caso de que se hubiera concedido en el momento de celebración del Pleno, se posponga la autorización del inicio de las obras de demolición. 

  • Ekologistak Martxan ha presentado las conclusiones en el juicio contencioso administrativo sobre la supuesta ilegalidad en la recalificación de la parcela de BAM. Ahora es el turno del Ayuntamiento de Bilbao y Obispado de presentar sus conclusiones y quedará visto para sentencia.

Próximas acciones:

Acción Txoria Txori. Viernes 16 de octubre. La AMPA del Colegio Cervantes Eskola organiza este acto simbólico en el que el alumnado cantará el Txoriak txori desde la ventanas de la escuela. El objetivo es la grabación y posterior divulgación del mismo en redes y medios de comunicación demandando la paralización de las obras de derribo hasta que la situación de alarma sanitaria desaparezca.

Marcha contra el derribo . 20 de octubre. La Asociación Abando Habitable convoca una marcha desde la esquina del colegio Cervantes hasta la sede de Mutualia en la calle Henao exigiendo la paralización de la operación Obispado-Murias-Mutualia y del derribo y denuncia las consecuencias que para la salud de los vecin@s del barrio y alumn@s del Cervantes puede originarse en el actual contexto de alarma sanitaria originada por la COVID-19.

Concentración «Nuestra escuela en peligro» de AMPA Cervantes

Os compartimos el mensaje de la AMPA cervantes IGE que ha organizado una concentración para el lunes 21 de septiembre 2020 a las 16.45h.

Además han publicado una carta abierta al Ayuntamiento y al Obispado de Bilbao sobre el derribo.

¡Quieren demoler el edificio delante de nuestra escuela y construir uno nuevo!

Este proyecto, posible gracias a una presunta  operación de urbanismo a la carta aprobada por el ayuntamiento y que está ahora mismo judicializada, implica la demolición del edificio actual de BAM, la excavación de 4 sótanos y la construcción de un inmueble de 8 plantas. Las obras se desarrollarían durante un periodo prolongado, que puede ser de dos años o más, provocando ruido, polvo, tráfico y contaminación.

¿Te imaginas el impacto sobre nuestros hijos? ¿Cómo van a ventilar correctamente las aulas para luchar contra la COVID-19?

Desde la AMPA, ante la perspectiva de una demolición y unas obras inminentes a escasos metros del Colegio Cervantes nos preguntamos:

– ¿Cómo se va a proteger la salud de la comunidad escolar que estará expuesta al polvo y ruido?

– ¿Cómo se va a llevar a cabo una buena ventilación en las aulas, una de las medidas de prevención más importantes en las escuelas ante el COVID-19, si las ventanas deben estar cerradas por el polvo y el ruido de las obras?

Creemos que desde la Administración Pública no se están protegiendo los derechos de la infancia ya que estaremos exponiendo al alumnado de la escuela a factores ambientales de alto riesgo para la salud, como son el polvo y el ruido,  entre otros. Tampoco se está protegiendo la educación pública ya que se está poniendo en peligro la propia existencia del Cervantes, una de las pocas escuelas públicas que quedan en el centro de Bilbao. 

Desde la AMPA y el Consejo Escolar (OMR) nos hemos puesto en contacto con el Área de Educación del Ayuntamiento y con el Departamento de Educación del Gobierno Vasco en los meses de junio y julio 2020 demandando acciones e información al respecto de las obras y su impacto en la Escuela Cervantes pero no tenemos respuestas claras de cómo van a actuar.

De momento, y para demostrar nuestra preocupación e indignación, la AMPA Cervantes ha convocado una concentración el lunes 21 de septiembre 2020 a las 16.45h en la esquina de la Escuela Cervantes. Invitamos a todas las familias a formar parte de esta movilización, ya que en estos momentos, más que nunca, la salud de los niños y niñas tiene que ser una prioridad y anteponerse a intereses económicos y políticos.

La escuela Cervantes con sus ventanas abiertas una mañana cualquier en este mes de septiembre de 2020.

La escuela Cervantes con sus ventanas abiertas una mañana cualquier en este mes de septiembre de 2020.