Abando Habitable denuncia que Ayuntamiento de Bilbao aprobará licencia de derribo de BAM plagada de errores y solicita reunión con Alcalde

En primer plano el edificio recientemente renovado de la escuela de magisterio BAM que el obispado de Bilbao quiere demoler, al fondo el colegio público Cervantes.
En primer plano el edificio recientemente renovado de la escuela de magisterio BAM que el obispado de Bilbao quiere demoler, al fondo el colegio público Cervantes.

La plataforma vecinal Abando Habitable, con el apoyo de la AMPA del colegio Cervantes IGE Bilbao, lleva meses planteando alegaciones al Ayuntamiento de Bilbao que ponen de manifiesto errores y contradicciones flagrantes en relación a la aprobación de las licencias de demolición y construcción en la parcela de la Escuela Universitaria de BAM. 

Ha solicitado una reunión de urgencia con el Alcalde Juanmari Aburto para tratar este tema antes de que la licencia de derribo sea finalmente aprobada. 

Esta mañana Abando Habitable ha tenido conocimiento de que el Subárea de Licencias y Obras del Ayuntamiento de Bilbao ha emitido un informe favorable (10 marzo 2020) para conceder la licencia de demolición en el que no se tienen en cuenta ni se consideran en lo más mínimo las alegaciones presentadas por las asociaciones. 

Los informes municipales dan por buenas las medidas correctoras presentadas por la constructora Urbas-Murias en el estudio de impacto acústico. La solución planteada para la necesaria y continuada ventilación de las aulas en tiempos de emergencia sanitaria por la pandemia es cesar las tareas ruidosas durante diez minutos cada hora, una medida insuficiente porque los expertos y los estudios científicos recomiendan una ventilación continua y mantener las ventanas abiertas todo el tiempo posible. 

El estudio de impacto acústico está plagado de errores e incoherencias que han sido pasados por alto por instancias municipales. Por ejemplo, que según el estudio de impacto acústico las obras van a durar 2 años y dos meses, pero según documentos presentados por el propio Obispado de Bilbao durarán unos 3 años y medio (!) haciendo un cáĺculo conservador. 

Las medidas correctoras propuestas por la constructora (uso de maquinaria menos pesada, menos horas al dia de obras, paro cada hora) no han afectado, sorprendentemente, al cálculo inicial de duración de las obras.

La licencia solamente está pendiente ya de la firma de Asier Abaunza, concejal de Urbanismo. Las áreas de Medio Ambiente y Salud, al cargo de los concejales Alfonso Gil y Yolanda Díez, tampoco han tenido en cuenta ninguna de las alegaciones presentadas.

Como se indica en anteriores resoluciones del Ararteko (1139/2020/QC) «el Ararteko recuerda al Ayuntamiento de Bilbao la obligación de dar una respuesta expresa y motivada», por ello hemos vuelto a trasladar una queja al Ararteko y al Defensor del Pueblo.

Solicitamos al Ayuntamiento de Bilbao que responda y tenga en consideración las contradicciones que nuestros escritos ponen de manifiesto antes de aprobar la licencia. 

La plataforma vecinal ha solicitado una reunión de urgencia con el alcalde Juanmari Aburto para tratar todos los problemas detectados en la concesión de la licencia antes de que sea definitivamente aprobada.

Estas son los escritos presentados que no han recibido respuesta:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *