Un año desde el anuncio del pelotazo, un año de lucha vecinal

Esta semana, concretamente el 28 de mayo, se cumple un año desde que, vía sendos comunicados de prensa, el Obispado de Bilbao y Mutualia hicieran pública la operación Obispado-Mutualia-Murias. Dos días después de las elecciones municipales el Obispado anunciaba la venta a Mutualia de casi la mitad de la parcela, donde actualmente está ubicada la Escuela Universitaria de BAM, para la construcción de una clínica privada, mientras que el propio Obispado utilizaría la mitad restante para centralizar sus distintos servicios. La facilitadora de la operación era la empresa constructora Murias S.A., que ponía los medios materiales y en contacto a iglesia y mutua en una operación de unos 30 millones de euros. 

La operación urbanística era posible porque previamente el Obispado había conseguido que el Ayuntamiento de Bilbao le recalificara el suelo y pasará de ser de uso exclusivo docente a equipamental, en un caso de urbanismo a la carta que está siendo juzgado actualmente en el TSJPV.

De este modo, el proyecto que hasta ese momento todos los actores involucrados, al menos los conocidos, Obispado y Ayuntamiento, referían como incierto y lejano en el tiempo,  empezaba a materializarse. Es un proyecto que se ha llevado a cabo con opacidad y deslealtad hacia el vecindario. Esta afirmación no es una frase hecha, sino la constatación de un relato que comienza en mayo 2018, cuando la AMPA del colegio Cervantes tuvo noticia a través de la prensa de un proyecto  que planteaba el desarrollo de un nuevo edificio en la parcela referida, frente al colegio. Desde entonces, y a lo largo de un año, la AMPA pidió información por infinidad de vías, a través del Consejo de Distrito de Abando, del que forma parte, en reuniones con concejales, así como a través de distintos escritos y alegaciones, pero nunca obtuvo una respuesta clara. Ni siquiera fueron informados de la aprobación inicial del proyecto, pese a haber solicitado expresamente información al respecto.

Y nuevamente fue a través de la prensa, ese 28 de mayo, cómo la AMPA tuvo conocimiento de la verdadera voluntad del Obispado: construir un edificio de 8 alturas, 5 más en subsuelo, y en el que el Obispado pretendía centralizar todos sus servicios y Mutualia abrir una clínica privada. Ante lo grave y urgente de la situación, no en vano tenían pensado comenzar las obras de demolición del edificio BAM en el verano de 2019, la AMPA decidió dar a conocer la operación Obispado-Mutualia-Murias entre los vecinos del barrio Abando con objetivo de conseguir su implicación en la paralización de dicho proyecto.

Tras una serie de reuniones convocadas por la AMPA de Cervantes,  con numerosa participación de vecinos y asociaciones del barrio de Abando, en junio del año pasado se constituyó la asociación “Plataforma Vecinal por un Abando Saludable y Habitable”. Desde sus comienzos su reivindicación ha sido clara: paralizar la operación Obispado-Mutualia-Murias y reclamar la parcela de BAM como la última posibilidad de conseguir un espacio de proximidad en el barrio de Abando y un lugar de esparcimiento al aire libre para el Colegio Cervantes.

Durante todo este año, se han mantenido diferentes líneas de negociación con Ayuntamiento y Obispado, que hasta la fecha han sido infructuosas. Se han desarrollado de lo más diversas las acciones que se han puesto en marcha, entre otras, mesas informativas, la cita de los jueves con las palmeras, exposiciones de fotos en varios comercios y bares del barrio, un ciclo de conferencias, la canción dos palmeras para ti o el libro autoeditado libro “Pelotazo en Abando”. Hemos dedicado mucho esfuerzo, asimismo, a mantenernos presentes en los medios de comunicación y redes sociales. En la actualidad somos ya más de 130 socios y contamos con el apoyo de muchos otros vecinos, asociaciones y organizaciones y actores socio-políticos. 

En todo este tiempo, la asociación ha conseguido mantener viva su reivindicación Y, ¿ahora qué? Mientras esperamos una resolución por parte del TSJPV a la demanda presentada por Ekologistak Martxan contra el Estudio de Detalle y contra la modificación del PGOU, que posibilitó la operación al quitar el uso exclusivo docente y posibilitar otros usos, nuestro objetivo de paralización de la operación Obispado-Mutualia-Murias sigue más vigente que nunca. La pandemia ha puesto de relieve, aún más si cabe, la importancia de los parques de proximidad y zonas verdes en el entramado de las ciudades como elemento clave en la calidad de vida de las personas que lo integran y de la necesidad de unos servicios públicos, sanidad y educación a la cabeza, de calidad.

La pandemia ha puesto de relieve, aún más si cabe, la importancia de los parques de proximidad como elemento clave en la calidad de vida.

Por otro lado, el estado de alarma ha paralizado una vez más los tiempos de la operación, pero ésta sigue viva, y no hay ningún elemento que nos haga pensar que la mismo haya podido quedar suspendida y mucho menos, cancelada definitivamente. Después de la calma, suele venir la tempestad. Desde la asociación no queremos ser agoreros, sino realistas y conscientes de que, tras esta calma aparente, la operación sigue sus pasos. 

Por todo ello, y aprovechando el primer aniversario de constitución de la Asociación, queremos agradecer una vez más la involucración de nuestros socios y simpatizantes e invitar a todo el barrio a colaborar, porque necesitamos más que nunca la implicación de todos.

El obispado de Bilbao tiene previsto comenzar las obras este verano de 2020, tenemos que conseguir pararlo antes:

Entrevista-publireportaje aparecida en le periódico El Nervión el 28 de mayo de 2020.

Para saber más:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.