Cita de los jueves: si se hubiesen podido quedar…

Hace ya un año y tres meses que…

Las palmeras de Abando, siempre, aunque estén lejos.

Hace unos días hicimos una visita a las palmeras. Duele verlas lejos del barrio, no pintan nada junto al seminario de Derio. Toda la vida creciendo en el corazón de Abando, rodeadas de gente, envueltas por el bullicio del cole… y ahora, una soledad terrible. Es muy cruel, así plantadas, desubicadas…

Con todo, les ha venido bien saber que nos acordamos de ellas. Además necesitaban desahogarse, sentirse atendidas. Y eso es lo que hemos hecho, escucharlas y compartir sus palabras:

—Primero vienen a por nosotras y ahora van…
—Y se cargan todo lo que quedaba.
—El edificio, qué pena, si lo hemos visto crecer casi desde el principio…
—Lo fueron haciendo las Carmelitas, primero compraron el caserío y poco a poco…
—Lo fueron ampliando.
—Durante muchos años fue un colegio de niñas.
—Los niños iban al de los Escolapios.
—Me acuerdo muy bien de las alumnas, había muchas.
—Pero después…
—Porque había más competencia, menos nacimientos…
—Lo que pasa es que los gastos…
—Intentaron reconvertirlo, las Carmelitas, dedicarlo a otras actividades.
—Cosas de bien social.
—Pero no les dejaron.
—No, a ellas no.
—Si les hubiese tocado la lotería…
—Ya, entonces lo mismo…
—Porque el Ayuntamiento quiso comprarlo.
—Lo que pasa es que el Obispado también.
—El obispo de entonces…, ¿te acuerdas tú de cómo se llamaba?
—Ay, no, ahora mismo no me viene el nombre.
—Es igual, el caso es que al final lo compró el Obispado.
—Y mira, lo que no les permitieron a ellas…
—Después se lo han concedido al Obispado.
—Lo de la recalificación…
—Que si no fuese por eso…
—Qué daño nos han hecho con lo de la recalificación.
—Es que si las Carmelitas se hubiesen podido quedar…

Verano 2020, preparando lo que vendría después.

Nos vemos, como cada jueves de 17 a 18:00h en la zona peatonal de Lersundi, frente al CEIP Cervantes.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.