Haciendo memoria

Operarios municipales descuelgan una de las pancartas.

—Oye, ¿pero qué está pasando?
—Ya, eso digo yo, con la de tiempo que lleva ahí la pancarta.
—No sé, me parece tan raro que el Ayuntamiento haya mandado quitarla…
—Oye, que lo mismo es por lo del domingo.
—¿Lo del domingo?
—Sí, lo de votar.
—¿Tú crees?
—No sé, es mucha casualidad, la verdad.
—Tú siempre pensando cosas raras…
—Es que parece que nos toman por tontas.
—¿Quién nos toma por tontas?
—Pues esos, los que han decidido esta chaladura.
—Pero, ¿tú te crees que esos piensan en nosotras?
—Ya, solo somos un estorbo para ellos.
—Pues eso, dos palmeras que sobran, especie invasora, así nos ven, después de cien años.
—Estoy preocupada.
—Ya, se te nota.
—¿Tú no?
—¿Cómo no voy a estar preocupada?
—Sí, a ti también se te nota.
—Mi agobio no es tanto por nosotras como por la gente del barrio.
—¿Tú te imaginas?
—Lo que me imagino es un meteorito cayendo del cielo.
—Va a temblar todo.
—Y el colegio, pobres críos, con el año que llevan.
—La verdad, no entiendo lo de la pancarta.
—Lo de pelotazo, les molesta.
—Pero si es un pelotazo…
—Ya, pero les fastidia que se diga en voz alta.
—Pues con este negocio se van a cargar el barrio, así, tal cual.
—Agosto, a mí me da miedo que llegue agosto.
—Lo dices por lo que comentaron los gorriones que vivían frente a los Multis, ¿no?
—Sí, va a hacer un año de eso.
—Era un edificio industrial muy valioso, la Central de Artesanía, una pena…
—Porque el arquitecto está muerto, que si no…
—Pobre Emiliano.
—Mira, esta escuela tiene mucha historia. En lugar de pensar en demolerla deberían poner una placa. Pero aquí la memoria…
—Bueno, me ha contado una paloma que Cáritas se viene para aquí.
—Ya estuvo en esta zona, ¿no?
—Sí, en Lersundi, ¿no te acuerdas?
—Claro, se me había olvidado.
—Yo, que creía que con esto del virus iba a salir algo bueno…
—No sé qué tiene que pasar para que cambien las cosas.
—Bueno, por lo menos hay gente que lo sigue intentando.
—Sí, y menos mal.
—Además se ve que no se acoquinan.
—Da gusto, la verdad. 
—¿Sabes qué?
—¿Qué?
—Que en vez de mandar quitar la pancarta, el ayuntamiento debería darles un premio al esfuerzo y al cuidado.
—Son un modelo de ciudadanía, sí que es cierto.
—En fin, ojalá se den cuenta a tiempo…

infórmate sobre la retirada de las pancartas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.