Pedimos paralizar las obras del derribo ante los primeros incumplimientos de la licencia aprobada

Obras de demolici´ón en marcha el 31 de mayo de 2021.

La asociación vecinal Abando Habitable y la AMPA Cervantes hemos presentado quejas ante el Ayuntamiento de Bilbao por los primeros incumplimientos en la condiciones impuestas en la licencia de derribo de la antigua Universidad de Magisterio (BAM), que deberían llevar al Consistorio a la paralización inmediata de estas obras.

En marzo de este año el área de Obras, Planificación Urbana y Proyectos Estratégicos del Ayuntamiento de Bilbao concedió al Obispado de Bilbao y  Construcciones Murias la licencia de obras para la demolición del edificio de la BAM, situada en el barrio de Abando, junto al Colegio Cervantes.

Sin embargo, no se puede obviar que esa licencia está condicionada al estricto cumplimiento de las normas que regulan la materia y, sobre todo, a lo que en particular indican las medidas impuestas por el ayuntamiento. En mayo empezaron a realizarse ya algunas obras y, desde entonces, se han producido los primeros incumplimientos, tal y como nos temíamos.

En concreto, se han realizado catas sin avisar cuando en las condiciones de carácter general de la licencia se especifica textualmente que «en caso de apertura de catas se colocará un letrero indicando la empresa que las realiza y razón que las motiva».

Además, hemos detectado en algunos momentos, como el pasado 1 de junio, que las obras no paran a las horas en punto durante diez minutos como viene establecido. Dada la actual situación de pandemia, es preciso ventilar adecuadamente las aulas del Colegio Cervantes y, si ya era insuficiente cesar las obras solo durante diez minutos, resulta especialmente grave que ni siquiera se esté respetando esa condición establecida en la licencia.

El Ayuntamiento no puede permitir tareas ruidosas incumpliendo el horario aprobado, como está ocurriendo, por ello desde la AMPA Cervantes hemos solicitado tener acceso continuado a las mediciones de ruido del sonómetro instalado en la fachada del colegio con motivo de estas obras.

Asimismo, el estudio de impacto acústico considera oportuno informar a los vecinos de los bloques de viviendas más próximos a las obras «de cuándo se van a desarrollar estas fases, su duración y el horario concreto en el que vayan a tener lugar las tareas más ruidosas», algo que tampoco se ha cumplido en esta ocasión.

También se incluía en las condiciones que la licencia de obras debe hallarse siempre en el lugar donde se realicen, algo que no se está produciendo cuando, además, no cumplir este requisito es suficiente para la paralización inmediata de los trabajos.

Por todo ello, creemos que el área de Obras, Planificación Urbana y Proyectos Estratégicos, que concedió la licencia, debería controlar el cumplimiento de las normas en las obras que se ejecutan, debido a la proximidad de los edificios de viviendas y de un centro escolar con alumnado vulnerable. En caso de incumplimiento, como está sucediendo de forma reiterada, debe paralizar las obras de forma inmediata. Los avisos a la policía municipal han sido infructuosos.

Esperamos que, en este caso, no se mantenga la “inacción” que viene mostrando la corporación municipal, que todavía no ha dado respuesta a los recursos de reposición que hemos presentado contra la concesión de la licencia de derribo.

Mientras, también esperamos que se constituya la prometida comisión de seguimiento de las obras entre ayuntamiento, CEIP Cervantes, constructora (Murias) y propiedad (Obispado), prometida para mayo y que aún no se ha conformado.
Todos los documentos del expediente de demolición están disponibles en nuestra web.

Obras y ruido en horario lectivo frente al CEIP Cervantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *